8 consejos para renovar una casa antigua

Vivir en una casa vieja y tener la posibilidad de renovarla es una suerte: techos altos, vigas o bien murillos viejos, pisos que recuerdan a otra temporada… las casas viejas ofrecen tantas posibilidades que es imposible no gozar de su rehabilitación. Ahora bien, resulta conveniente tener claros múltiples puntos. Ya antes de ponernos a hacer cambios, es esencial, por la dificultad de estos espacios, que nos pongamos a cargo de un profesional a fin de que nos asesore sobre materiales, distribución, elementos originales de la casa que podemos dejar y los que no, entre otras muchas cosas. Si quieres saber de qué forma renovar una casa vieja, acá te mostramos ocho consejos para hacerlo.

La primera cuestión que debes tomar en consideración es la estructura del edificio. Un arquitecto técnico te va a ayudar a examinar el estado en el que se hallan las paredes, si hay fisuras, humedades, los pisos, los muros, los estribos de exactamente los mismos, etc, y te va a diseñar un proyecto donde vas a poder ver en detalle qué elementos no son seguros sostener y aquellos que sí puedes dejar. Este punto es esencial para no tener dificultades más tarde.

¿Quieres sostener elementos originales?

Tu sueño siempre y en toda circunstancia fue tener techos con vigas de madera y ahora tienes una casa con vigas y revestimientos para baños de porcelanatos. Antes de nada, un profesional va a deber valorar si las vigas están en buen estado de conservación y, probablemente, te plantee efectuar ciertos planes de mantenimiento y refuerzo de exactamente las mismas, en el caso de que sean antiquísimas. Si la casa tiene bodega o bien garaje, asimismo examinará el estado de esos espacios para revisar si precisan algún género de mejora.

Comprobar la instalación eléctrica

Un aspecto que no podemos olvidar es el de la iluminación. Una casa vieja tiende a presentar muchos inconvenientes en este sentido, puesto que el sistema eléctrico acostumbra a ser antiquísimo y no está amoldado a las necesidades de la vida actual. Deberás examinar con la ayuda de un electricista cuáles son tus necesidades y alterar todo el sistema eléctrico, puesto que probablemente este no te servirá. Aprovecha para incluir -toda vez que puedas- algún sistema que te deje ahorrar energía. Después, vas a poder escoger entre un género de iluminación más directa, indirecta o bien de entorno.

Planear la distribución

El próximo paso es planear la distribución de la vivienda: estamos a tiempo de mudar el espacio original de la casa y amoldarlo a nuestras necesidades. Tal vez precisamos más habitaciones o bien, al revés, menos mas más extensas. Quizás una cocina abierta a la sala es lo que siempre y en toda circunstancia hemos querido… Este es el instante en el que así como un arquitecto técnico planeas cada uno de ellos de los espacios de la residencia.Casa antigua de dos pisos

Mudar puertas y ventanas

Una de las inversiones más esenciales que requiere la rehabilitación de una casa acostumbra a ser mudar las ventanas y las puertas. Cuando adquirimos una residencia vieja, resulta conveniente substituir las ventanas viejas por otras más modernas que aíslen mejor del frío y del estruendos, en tanto que las casas viejas no acostumbraban a tener ventanas de esta clase. En el caso de las puertas, deberás contactar con un carpintero a fin de que te adapte las puertas a la altura de tu nueva residencia.

¿Tu residencia tiene humedades?

Otra de las incomodidades que puede presentar una casa vieja es la humedad. Si la residencia ha estado a lo largo de un tiempo cerrada, es posible que tenga humedades en las paredes, techos y pisos, con lo que es el instante de repasarlo todo bien con los obreros y plomeros. De ser de este modo, deberás levantar el piso y comprobar todo el sistema de cañerías que recorren la casa. Entonces deberás decidir el género de piso que deseas (parqué, azulejos, gresite, etc) para la cocina, la sala y otras áreas de la casa.

Decoración personal

El último paso a tener en cuenta es la decoración. Ya tienes hecha la rehabilitación completa, ya escogiste la distribución, invertiste en quitar las humedades, dejaste ciertos elementos originales de la estructura… Ahora viene tal vez lo más divertido: ¡ponerla bonita! Goza de este instante y de la extensa pluralidad de posibilidades que ofrece una residencia vieja. ¡Es instante para el entretenimiento!

Piensa en el exterior

Si tu residencia tiene zona exterior, asimismo deberás planear este espacio si deseas gozarlo. Piensa bien para qué exactamente lo vas a usar: para asambleas familiares, como área de reposo, para zona de juegos de los pequeños… y examina cada uno de ellos de los puntos precedentes pensando que ahora se trata de remodelar el exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *