Factory Fotografía reinventa la fotografía tradicional

La empresa Factory Fotografía es un claro ejemplo de de qué forma el campo de la fotografía puede reinventarse con éxito para proseguir satisfaciendo las necesidades de sus clientes del servicio.

Esta empresa nació en 2015 en la capital española (España) con el objetivo de ofrecer servicios de revelado digital y personalización. A pesar de que entre dos mil seis y 2011, el mercado del revelado de fotografías y copias disminuyó pasando de representar el noventa por cien de las ventas y beneficios a tan sólo el veinte por cien , Factory Fotografía procuró la forma de reinventarse en este mercado.

Puesto que la aparición de la fotografía digital entró con gran aceptación en el sector (especialmente por la aparición de los nuevos móviles inteligentes), Factory Fotografía procuró nuevas tendencias para crear otras soluciones y oportunidades de negocio.

Partiendo de la versatilidad de los equipos de impresión digital, además del revelado de fotografías, la empresa apostó por la personalización de artículos.

Merced a los equipos de impresión digital en nuestros días pueden personalizar prácticamente cualquier artículo con imágenes y diseños únicos. Los clientes del servicio llevan a Factory fotografía sus recuerdos más valiosos para plasmarlos en relojes, metacrilatos, lienzos, imanes, tazas, puzles e incluso, llaveros.

Empezaron el negocio con un minilab químico para el revelado fotográfico. Más tarde incorporaron un plotter para la impresión de cuadros y asimismo una impresora de sublimación para la impresión de tazas y carcasas de móviles.

Después de unos años, en el mes de febrero de dos mil diecisiete, decidieron seguir ampliando su oferta incorporando la grabadora Metaza MPX-noventa y cinco de Roland DG, ideal para el grabado de placas, medallas, llaveros, entre otros objetos.

“La MPX-noventa y cinco de Roland nos sorprendió por la excepcional calidad del grabado fotográfico. Podemos grabar fotografías con un detalle minucioso”, afirma Óscar Calderón, gerente de Factory Fotografía. Aunque su negocio primordial es el revelado digital y la impresión de lienzos, con la grabadora Metaza MPX-noventa y cinco han conseguido ampliar su gama de productos ofertando una alternativa que tiene poca competencia, Calderón afirma: “El grabado de artículos es un servicio difícil de localizar y logra llamar la atención de los clientes”.

Perfecta para personalizar regalos y para el grabado de artículos promocionales, la compañía se decidió por la grabadora compacta Metaza MPX-noventa y cinco porqué es un equipo de precio accesible e intuitivo ideal a fin de que usuarios de todos los niveles de experiencia puedan grabar objetos de oro, platino, plata, cobre, acero inoxidable, titanio, latón y considerablemente más. La MPX-noventa y cinco hace que sea más simple que nunca grabar logotipos, texto y también imágenes de gran realismo fotográfico sobre todo género de superficies metálicas.

Con este equipo, Factory Fotografía genera cerca de 20-treinta llaveros mensuales. Además, también personalizan plaquitas identificadoras para mascotas, colgantes para el día de la madre (o del padre), entre otras aplicaciones.

Actualmente la compañía dispone de una tienda física en la capital española y también comercializa sus productos vía on line. Gracias a las mejoras en el campo e-commerce, ahora es más fácil crear plataformas de venta en línea y abrir mercado fuera de las fronteras físicas.

Para el futuro, Factory Fotografía espera expandir su negocio y seguir apostando por el ámbito de la personalización con un sueño en mente: crear su propio producto con una imagen propia.