Cómo escribir y publicar un libro

Escribir y publicar un libro no es una tarea fácil. Sin embargo, si le pones suficiente dedicación, consigues algunas personas que te puedan ayudar (como agentes y editores) y con tu mente creativa, podrás hacer esta tarea. Empieza por fijarte metas diarias que puedas lograr. Una vez que finalmente tengas un libro, busca tus opciones de publicación. Sé realista en cuanto a tus expectativas y haz una eficiente correccion ortotipografica del mismo. La perspectiva debe ser divertida y no una tarea tediosa. Lograr que te publiquen no es todo lo que hay en el reino de la escritura. ¡Disfruta lo que haces!

Empieza a elaborar ideas. Escribe algunas de estas ideas. Luego selecciona las que desees. Deja la correccion de libros para el final.

Algunas personas pueden empezar a escribir por inspiración con solo una oración. Otras personas pasan meses o años pensando en una historia antes de escribir una palabra.
No hay ningún problema independientemente del tipo de escritor que seas. El truco es seguir una idea cuando caes en la fantasía proverbial.
Stephen King, un famoso autor, señala que él no escribe ideas en un cuaderno. Para él, “el cuaderno de un escritor es la mejor forma en el mundo de inmortalizar las malas ideas”.[1] Esto no significa que no debas escribir ideas en un cuaderno que tengas. Si eso funciona para ti, lleva un cuaderno y anota tus ideas. No obstante, ten cuidado con las ideas que escribas. Pregúntate a ti mismo: si no escribo esta idea, ¿seré lo suficientemente bueno como para recordarla mañana?
Una vez que encuentres inspiración para una idea que deseas seguir, empieza a escribir.

No te preocupes por los errores; después podrás corregir tu texto. Conseguirás las mejores ideas si sigues adelante y no miras la pantalla, obsesionándote con cada pequeño error. Si sigues mirando la pantalla, es probable que quieras cambiar todo de inmediato en vez de seguir adelante con la historia.

Cuando escribas un libro y esperes publicarlo, escribirás muchos borradores en un taller de escritura antes de que esté listo para enviarlo. Algunos de estos borradores probablemente incluyan cambios importantes en tu historia. No obstante, al principio solo tratarás de construir un mundo y de plasmar tus ideas en el papel o en la pantalla.
Enfócate en construir tus personajes. Algunos libros tienen una trama pesada y eso está bien. No obstante, un libro que las personas normalmente desean leer es en realidad sobre los personajes y la importancia de la situación que pongas en ellos.Imagen titulada Write and Publish a Book Step 1
A medida que la trama avance a lo largo de la historia, serán los momentos entre los personajes los que venderán un libro. Esto será así independiente de que escribas un libro de fantasía, como Harry Potter, o una novela estricta, como Libertad de Jonathan Franzen.
Enfócate en “sobre quién” escribes. El “cuándo”, “qué”, “dónde”, “por qué” y “cómo” vendrán de forma más natural.

Fíjate metas de escritura diaria. No debe haber un límite en cuánto puedes escribir en un día; sin embargo, fíjate un mínimo. Esto te ayudará a enfocarte en la historia.

Si te fijas una meta de 300 palabras al día o una meta de 1 hora, cumplirla te ayudará a mantenerte en camino. Escribir 300 palabras al día no es mucho; sin embargo, puede ser un buen punto de partida. Si estás muy ocupado o eres nuevo escribiendo, fíjate una meta más pequeña que puedas cumplir fácilmente.
Las metas grandes son mucho más difíciles de cumplir y frecuentemente motivan que no escribas nada. Si das un paso a la vez, posteriormente llegarás a tu meta final y principal.
Podrás aumentar tu meta diaria a medida que sigas o si tienes más tiempo para escribir. Solo asegúrate de ajustarte a ella. Incluso si te sientes atascado al escribir, persevera y alcanza tu meta. Nunca sabrás cuando tendrás algo de inspiración.
Trabaja en un lugar tranquilo y sin personas. Encontrar un lugar tranquilo donde te puedas concentrar y que puedas hacer tuyo es invaluable al escribir. Incluso si escribes en una cafetería, encuentra una esquina donde no te distraigan mucho.

Mantente diligente. Muchos escritores empiezan con fuerza pero se distraen rápidamente, se sienten aburridos o frustrados con el proceso lento. Una de las mejores maneras más sencillas para evitarlo es simplemente poniéndose uno mismo en la silla.

Seguir y alcanzar tu meta diaria te ayudará a mantener el rumbo. Los actos de sentarte en tu silla y trabajar detenidamente te ayudarán a hacer que alcanzar ese objetivo sea una realidad.
Trata de tener una hora fija para escribir todos los días a fin de lograr tu meta diaria. John Grisham ha publicado muchos libros exitosos y empezó su carrera de escritor cuando era abogado. Él se despierta muy temprano cada mañana y escribe una página.
Haz que escribir sea un hábito que no puedas dejar. Encuentra un lugar único para escribir y hazlo todos los días a la misma hora.

Obtén una opinión anticipada. Aun cuando puedas ser protector con tu trabajo y quieras mantenerlo oculto hasta que “esté listo”, no lo hagas. Obtén una opinión frecuente y anticipada sobre tu texto de parte de las personas en quienes confías que serán honestas contigo.

Si todavía no eres parte de un taller local para escritores, considera unirte a uno. Estos grupos te ayudarán a desarrollar tus ideas, te darán comentarios y harán que seas responsable.
Utiliza Internet. Si te sientes nervioso por mostrarle tu trabajo a alguien que conoces, encuentra un foro en línea donde puedas obtener opiniones y compartir ideas. Hay páginas como /r/Writing en Reddit.com que te ofrecen opciones para que puedas obtener ayuda con tu trabajo.