Microsoft reducirá al mínimo su presencia en el mercado argentino de celulares

Sigue el ajuste internacional de la marca en el mercado de smartphones; habrá despidos y el cierre progresivo de la división local de teléfonos móviles con Windows Phone, mientras la compañía replantea su estrategia


 La división de celulares de Microsoft no está pasando su mejor momento, y eso repercute en todo el mundo, incluida la Argentina, donde según pudo saber LA NACION la compañía reducirá al máximo la cantidad de empleados dedicados a promover sus equipos con Windows Phone, mientras replantea su estrategia internacional en dispositivos móviles para los próximos años.

No es exactamente una sorpresa. La compañía ya asumió en forma oficial como pérdida todo el dinero que pagó por la división de celulares de Nokia en 2013. Además de despidos en su división móvil en todo el mundo, en abril Terry Myerson, el ejecutivo a cargo de Windows 10 en Microsoft, declaró que la compañía no tenía planeado ningún lanzamiento importante de smartphone para este año; y en mayo le transfirió a la firma finlandesa HMD la marca Nokia (tenía la licencia por una década para usarla en celulares convencionales) además de todo; antes ya había informado que estaba buscando un reemplazo para la marca Lumia. ¿La apuesta? Un Surface Phone, siguiendo la exitosa línea de tabletas y notebooks de la compañía; pero no hay fecha establecida para su presentación (ni confirmación oficial).

Pero es poco lo que tienen para vender por ahora en el mercado internacional, salvo el Lumia 650 (que presentó este año, orientado al mercado corporativo) y los Lumia 950 y 950 XL, que Microsoft estuvo vendiendo en abril en una promoción 2×1 en Estados Unidos (en la Argentina, el último lanzamiento fue el 640 XL en noviembre). Para tener una dimensión del estado en el que está la división de celulares de Microsoft: en abril último la compañía reportó 2,3 millones de smartphones Lumia vendidos durante el primer trimestre del año en todo el planeta: eso representa un 76 por ciento menos que hace un año; es lo que Samsung o Apple venden en unos cuatro días. Implica una participación de mercado mundial menor al 1 por ciento, según Gartner. En la Argentina, durante el primer trimestre de este año Microsoft vendió 110.000 equipos sobre 2,6 millones de smartphones de todo el mercado local, según estimaciones de Carrier y Asociados.

Microsoft está cerrando hoy su año fiscal, y los coletazos de la reorganización en su división móvil de cara a 2017 se sienten en el país: según pudo saber LA NACION, en la Argentina implementarán una reducción progresiva de personal en ese área (el de celulares) desde ahora y hasta noviembre, mientras los ejecutivos locales cierran los negocios pendientes con las operadoras. Un cambio drástico para una marca que (al igual que BlackBerry, otra caída en desgracia; vendió 500.000 teléfonos en el último trimestre) retuvo en la Argentina una participación de mercado mucho más alta que en el resto del mundo. Al punto que, durante un trimestre, la Argentina fue el país con más Lumia 900 vendidos.